La educación destinada a jóvenes universitarios es una herramienta clave para conseguir dar respuesta global al cambio climático.

Ésta tiene el objetivo de inspirar y capacitar a jóvenes con el fin de que puedan hacer frente a los retos climáticos que se nos plantean de la mano de prestigiosas instituciones a nivel europeo.