Noticias de actualidad sobre acción climática

Noticias #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En noticias hace 1 año

Dos eventos que están marcando las relaciones multilaterales cerraron el 2015: la aprobación por la Asamblea General de las Naciones Unidas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en septiembre y la ronda de negociaciones de París en diciembre (COP 21), que culminó con la adopción del primer acuerdo universal para combatir el cambio climático. Los dos están estrechamente vinculados: de los diecisiete ODS, siete están directamente relacionados con el cambio climático y el medio ambiente, mientras que otro cinco sin duda se verán afectados por las alteraciones que el cambio global está causando en muchas partes del planeta. 

En un mundo globalizado, los compromisos políticos internacionales como la lucha contra el cambio climático tienen un significado que va más allá de lo estrictamente público, determinando de hecho el modelo de desarrollo económico necesario para el logro de estos compromisos. Esto afecta al sector empresarial de manera muy específica. 

La comunidad internacional es plenamente consciente de ello, como lo demuestra el lanzamiento en 2014 de la "Zona de Actores No Estaduales para la Acción Climática" (NAZCA), que ha generado una gran respuesta de empresas, ciudades, regiones, gobiernos subnacionales e inversores. A partir de esta iniciativa inicial, en octubre del año pasado, la Cumbre de Marrakech (COP22) acordó establecer la Alianza de Marrakech para la Acción Climática Global: un instrumento ambicioso diseñado para ser útil a todos los actores en todo el mundo que ejecutan acciones tangibles contra el cambio climático. La Agenda de París y la Alianza de Marrakech representan una oportunidad para el desarrollo de una economía descarbonizada, más justa y sostenible. 

Desde hace años, el sector empresarial, como parte de la sociedad civil, ha adquirido compromisos públicos para la reducción progresiva de su impacto ambiental. Pero más allá de estos compromisos, las compañías proactivas creen que en los próximos años será fundamental dar prioridad a la adaptación de sus carteras de negocio a las nuevas tendencias y dar una respuesta poderosa a desafíos como los ODS y la acción frente al cambio climático. Para ellos, no puede seguir siendo sólo una cuestión de mejorar constantemente su desempeño ambiental. De hecho, una encuesta recientemente publicada muestra que la comunidad empresarial está comenzando a percibir las oportunidades de negocio que surgen de los objetivos de reducción de emisiones acordada en París.

En este contexto, la industria empresarial española tiene un excelente potencial para posicionarse bien en esta transición hacia una economía más sostenible y de bajas emisiones, implementando este cambio de modelo de desarrollo desde el interior, pero también proyectando al exterior los esfuerzos utilizando la plataforma proporcionada por las empresas multinacionales españolas. Se trata de empresas que han alcanzado posiciones en la vanguardia de las industrias, incluidas las energías renovables y las tecnologías de generación, el turismo sostenible, las TIC, etc. que informan la generación de soluciones ecoeficientes, la gestión y desarrollo de infraestructuras de agua, energía o residuos, así como en otros sectores económicos que deben de ser claves en la transición hacia un modelo de crecimiento sostenible.