Noticias de actualidad sobre acción climática

Noticias #PorElClima

Publicado por Equipo #PorElClima
En noticias hace 1 año

Existe un nivel indiscutible de certidumbre científica con respecto al impacto de la actividad humana sobre el cambio climático a través de las emisiones de CO2. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que reúne a miles de científicos de todo el mundo, nos advierte de la necesidad de planificar la actividad económica de tal manera que la concentración de CO2 no supere los 450ppm, de más de 2 °C a lo largo del siglo XXI.

Para lograr estos objetivos, la economía mundial debe descarbonizar a una tasa anual de 6,3% entre ahora y 2100. Sin embargo, si la tendencia actual continua, el techo fijado para las emisiones en 2100 se alcanzará en 2036. Es decir, en los próximos 19 años habremos consumido el "límite de emisiones" durante todo el siglo. Como lo demuestra el Índice de Economía de Baja Carga de PwC, el logro de esta tasa de  supondrá, por supuesto, un gran desafío. 

Este indicador mide el proceso de descarbonización de la economía, reflejado en la reducción de la intensidad de emisiones de por unidad de PIB. Entre 2000 y 2014 hubo una reducción de sólo 1,3%. Sin embargo, desde el año 2014 ha habido una aceleración en el Índice, de tal manera que la reducción global de la intensidad de carbono fue del 2,7%, la más alta de los últimos años. Esto sugeriría un grado de desacoplamiento del crecimiento económico con respecto a las emisiones: el PIB mundial en 2014 creció un 3,3%, mientras que las emisiones de energía sólo aumentaron un 0,5%. Estados Unidos, por ejemplo, redujo sus emisiones en un 3% en 2016, mientras que al mismo tiempo creció su economía un 1,6%. 

En su papel de Estado miembro de la Unión Europea, España comparte y asume objetivos ambiciosos de reducción de emisiones, aumento del uso de energías renovables y mejora de la eficiencia energética. Como subraya el informe del IPCC, el logro de los objetivos de descarbonización establecidos sólo será posible con una participación proactiva y fundamental del sector privado. En poco más de treinta años el sector de la energía (y la economía en general) necesitará estar prácticamente libre de CO2 si nuestro objetivo es alcanzar los objetivos establecidos por el Acuerdo de París.

El reto es factible, la descarbonización de la economía española es posible, a un coste razonable y por medio de las tecnologías actuales.  El camino es la acción #PorElClima.